Cooperación

Las relaciones de cooperación entre El Salvador y Japón iniciaron en 1968 con la Asistencia Oficial para el Desarrollo de Japón (ODA). En ese año, El Salvador se convierte en el primer país de Latinoamérica que recibió la cooperación japonesa y el noveno a nivel mundial; asimismo durante 1968, El Salvador fue el primer país favorecido a nivel latinoamericano con el Programa de Voluntarios Japoneses para la Cooperación en el Extranjero (JOCV, por sus siglas en inglés).

A partir de 1992, tras la firma de los Acuerdos de Paz, el Gobierno japonés respondió favorablemente a las necesidades de cooperación económica de El Salvador; muestra de ello fue en marzo de 1993, cuando se dio la reapertura de la Embajada del Japón en El Salvador y la reanudación del envío de voluntarios japoneses. Con el establecimiento de la Oficina del Representante Residente de JICA/JOCV en marzo de 1998, se ha expandido ampliamente el esquema de cooperación. Desde entonces, Japón se ha convertido en uno de los principales socios para El Salvador en los campos políticos, económico - comercial y de cooperación al desarrollo.

La relación de amistad de Japón hacia El Salvador se ha visto fortalecida mediante la asistencia japonesa para la reconstrucción de los daños causados por los desastres naturales, como El Huracán Mitch, en noviembre de 1998, los Terremotos del año 2001, Tormenta Stan noviembre de 2005, Tormenta IDA en noviembre de 2009 y la Depresión 12-E en octubre de 2011.